sábado, 12 de diciembre de 2009

Oda a Apolo

Oh Apolo, dios del sol, la razón y el arte. Espero que la voz de esta fiel llegue a tus oidos. Alzate sobre los cielos y haz llegar a mi tus rayos. Te necesito. Necesito de tu iluminación.

Oh amado dios, dame de tu sabiduría para regir el arte. Cuentame de los ordenes que has creado. Enseñame a valorar cada centimetro de piedra de una obra cualquiera.

Cantame al oido tus más secretas canciones. Dejame aprender a tocar la lira y asi poder acompañarte. Permiteme acompañarte en cada melodia que mi voz pueda cantar...

Alumbra mi oscuridad. Necesito tu luz cuando todo lo que me rodea es negro y peligroso.

Por favor, escucha las plegarias de esta mortal. Te amo. Te necesito. Mi dios sol.

¡Mirame! Estoy justo debajo de ti... Mirame... oh, mi amor eterno...

5 comentarios:

Tréveron dijo...

Enamorar es un arte. Eso complica las cosas si a quien quieres enamorar es a Apolo... 'nn

¡Muy bien escribido! :D

Eva Rose dijo...

El hecho de que un dios sea intemediario entre tu mente y la obra le resta arte a dich obra.

El arte es sentimiento propio.

Deed dijo...

no apuntas alto, ni nada... ¡a un dios nada menos! jejeje
pero con estos escritos seguro que lo conquistas ;)

paula dijo...

ummmmmmm... eres leire quizas? :)

Eva Rose dijo...

pooor cierto... no es por joder ni por meter baza, pero Apolo aparte del dios del sol, del oraculo, de la musica y demás... es el dios de las violaciones y era muy violento con las mujeres. Además le mandaba la peste a la humanidad.