lunes, 29 de diciembre de 2008

Paradise lost 2/2

La temperatura subía de forma alarmante, el bochorno empezaba a ser insoportable. Eso solamente podía significar una cosa: habían perdido. El ataque les había tomado por sorpresa, y las fuerzas enemigas parecían tener número infinito de guerreros. Al morir uno, otros dos aparecían en su lugar. Además estaba su líder, aquella masa informe de tentáculos flotantes que absorbía la vida a quien tocaba.
La ángel miró a sus únicos compañeros supervivientes, otros seis como ella, tres varones y tres mujeres.
-Compañeros, hemos servido a Dios toda nuestra vida, honrémosle con un último intento de ataque.Los siete formaron un círculo unidos por las alas, alzaron las manos, y dispararon 14 rayos de energía hacia el cielo. La gruesa capa de humo emitido por Lucifer fue atravesada sin ningún problema, y durante un instante se abrió un agujero que hizo que la luz del sol llegue a los 7 ángeles supervivientes.
La luz fue transformada en energía inmediatamente y ésta en una onda de choque generada por los 7 a la vez.
El impacto fue tremendo, miles de demonios perecieron ante el impacto de este último acto de rebeldía. Pero miles no fueron suficientes, otros tantos se abalanzaron contra el círculo de seguidores de Dios. Mataron a seis en una carnicería salvaje, deleitándose con su sangre.Dejaron vivir a la que parecía ser a líder, la que había creado el círculo sagrado. Tras lanzarle miradas llenas de odio, se retiraron todos, como siguiendo una orden que solo ellos habían oído.Lucifer, el propio señor de las tinieblas iba a acabar con la vida de la última defensora del Paraíso.
La masa informe de tentáculos se acercaba lentamente, en el aire se notaba un temblor, la risa del propio señor de los demonios.

-No moriré pidiendo clemencia.- Exclamó la ángel. Acto seguido se lanzó hacia la masa de tentáculos y le lanzó sus rayos de energía.

Atravesaron a Lucifer, que se rió con más fuerza y lanzó sus tentáculos hacia la ángel.

En vez de absorber su alma, la atravesó y llenó su cuerpo con ellos, se deleitó atravesando sus cuencas oculares y su boca con los tentáculos. Lo había logrado, su venganza se había consumado.


Dios no podría recuperarse de un golpe así.

El resto fue silencio.

3 comentarios:

JJ dijo...

ha acabo de tneer una vision un tanto hentaiesca...


mola, el hecho de haber corrompido la perfeccion jode al creador.

sigue escribiendo asi

Deed dijo...

jum, macabro final, supongo que de vez en cuando va bien que ganen los malos.

Tréveron dijo...

Malos rule!! xDDD

HAy continuacion???